En este post queremos hablar de las demencias y tipos de demencia que distinguimos a día de hoy.

¿Qué es la demencia?

El DSM – IV – TR define la demencia como un déficit cognitivo múltiple, en el cual se ve un deterioro en la memoria, es decir, dificultad para almacenar nueva información o para recordar. Por otro lado, pueden dar cabida a distintas alteraciones, como pueden ser la afasia (alteración del lenguaje), la apraxia (deterioro en la capacidad para realizar actividades motoras), la agnosia (fallo en el reconocimiento o identificación de objetos) y una alteración en la ejecución (planificación, organización, secuenciación y abstracción).

Las alteraciones causan un deterioro significativo de la actividad laboral o social y disminuyen el nivel previo de actividad.

La sintomatología de estos trastornos no sólo ocurren a lo largo de una fase de delirio, sino que se encuentran presentes de forma continuada.

 

PUZZLE DE UNA CABEZA HUMANA EN LA QUE FALTAN PIEZAS EN EL ÁREA CEREBRAL. DEMENCIA Y TIPOS DE DEMENCIA

Tipos de demencia

Alzheimer

Se presenta de forma gradual en el cual hay una pérdida de memoria junto con dificultades en el lenguaje y una disfunción ejecutiva. Al cabo de un tiempo aparecen los síntomas neuropsiquiátricos y las alteraciones del comportamiento. Por último, se destacan las dificultades en la realización de las actividades de la vida diaria (AVD), tanto instrumentales como básicas.

Deterioro cognitivo vascular

Se trata de la segunda causa más frecuente de demencia tras el Alzheimer. También se denomina demencia multiinfarto. Aquellas personas que hayan sufrido un ictus tienen riesgo de padecer este cuadro. El diagnóstico se basa en una pérdida de la función cognitiva que afecta a las actividades de la vida diaria. Entre los síntomas más comunes destacan problemas de memoria, dificultades en la atención (se distrae con facilidad, problemas de concentración, etc.), en el lenguaje, también pueden presentar dificultades para la resolución de problemas, un pensamiento más enlentecido y dificultades para caminar. Además, estos síntomas pueden ir acompañados de confusión, agitación o depresión.

Degeneración lobar frontotemporal

También denominada como la enfermedad de Pick, se caracteriza por una afectación en los lóbulos temporales y frontales, causando así una alteración conductual y dificultades en el habla. Es un tipo de demencia poco frecuente, que posee similitudes con la enfermedad de Alzheimer. Existe una afectación en diversas neuronas del cerebro, en las que se encuentran concentradas los cuerpos o células de Pick, que trabajan en la estabilización de las neuronas. Al comienzo, los síntomas pasan desapercibidos, pero se van haciendo cada vez más visibles. Entre los signos más característicos de esta enfermedad destacan los problemas de memoria, de lenguaje (vocabulario, leer, escribir,…), rigidez muscular, temblores, incontinencia y debilidad. Además,  pueden presentar desinhibición, aislamiento social y una grave alteración emocional, llegando a tener ideas delirantes, de suicidio y/o tendencias suicidas.

Parkinson

Presenta un declive a nivel motor, como pueden ser la bradicinesia, el temblor en reposo, la rigidez, una inestabilidad postural. Además, presenta una disfunción en las funciones cognitivas y alteraciones en la atención, en el recuerdo libre y en la función visoespacial. También pueden presentar alteraciones ejecutivas (funciones superiores encargadas de la planificación, organización, razonamiento…). El lenguaje se encuentra preservado.

Demencia por Cuerpos de Lewy

Es una de las causas más comunes de demencia en personas mayores. Estos cuerpos se acumulan en partes del cerebro que controlan pensamiento, movimiento y memoria. De esta manera, existen problemas a la hora de pensar (similar a la enfermedad de Alzheimer), el sujeto también presenta una disfunción cognitiva progresiva, junto con alucinaciones visuales recurrentes y un trastorno del sueño en la fase REM. Además, esta demencia tiene características del parkinsonismo, como puede ser trastornos del movimiento.

Enfermedad de Huntington

Se trata de una enfermedad neurodegenerativa hereditaria dónde las neuronas de ciertas áreas del cerebro se desgastan. Los síntomas más característicos ocurren a nivel motor, movimientos descontrolados, falta de coordinación, marcha inestable… Llegando a desarrollar síntomas más graves como pueden ser el impedimento del habla, andar y tragar. Existe un aumento de irritabilidad, agitación, y, a su vez, incapacidad de reconocer las distintas emociones… Al igual que una pérdida de interés por las actividades de la vida diaria y falta de control de los impulsos. Por otro lado, el lenguaje está preservado. Con el transcurso de los años se pierde la capacidad de raciocinio y memoria.

Esclerosis múltiple

Es una enfermedad autoinmune. Los síntomas iniciales pueden ser la debilidad o insensibilidad de una extremidad, visión doble, pérdida de visión de un ojo o nistagmo (movimiento incontrolable de los ojos), vértigos, debilidad o insensibilidad facial, ataxia (falta de equilibrio)… La velocidad de procesamiento es el déficit más común en esta enfermedad. Respecto a la memoria a largo plazo (recuerdos del pasado), se encuentra alterada. El sujeto presenta alteraciones en el razonamiento, planificación, organización y fluidez. Por otro lado, es posible desarrollar un déficit en las funciones perceptivas visuales. A nivel conductual y emocional, la enfermedad puede derivar en una depresión, trastorno bipolar, euforia, fatiga…

 

Aquí finaliza este resumen sobre las demencias y tipos de demencia. Desde Garuntxo, nos preocupamos por dar protagonismo a la individualidad de cada caso, haciendo hincapié en un claro diagnóstico que nos guía hacia una buena práctica con el paciente. Para más información puedes consultarnos a través de las diferentes vías de contacto pinchando aquí.

Yasne Cid Núñez y Ainhoa García García

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.